¿Por qué?

Porque hay veces que apetece gritar en alto, pero no siempre se puede.

Anuncios